Blogger Template by Blogcrowds.

CONFIRMACIÓN * XXVII *


No importo su juventud y belleza, no importó su imponente orden y convicción, no importó su dedicación y concentración, allí no pasó nada, allí no estabas tu.

Aunque el cuerpo se estremecía, aunque la emoción en su momento apareció, aunque los nervios se apoderaron de mi ser, allí no pasó nada, allí no estabas tu.

Todo el tiempo estabas en mis pensamientos, sin importar su monumental presencia, todo era vacío, era vano, era fantasía, lo real estaba distante pero presente, inundaba cada espacio, allí no pasó nada, allí no estabas tu.

Libélula Dorada

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal